¿Cómo he llegado hasta aquí?

 

Hoy en día casi todo el mundo conoce la palabra “rastas”. La primera vez que oí esa palabra pregunté po lo que son y se me dijo que eran unas especies de trenzas gordas hechas con tu pelo y caca, todo enrredado.  Yo, con no mas de 12 añitos obviamente me sorprendí, quise saber más y busqué información. A medida que fui creciendo y ampliando las zonas que frecuentaba me cruzaba con personas que llevaban rastas y poco a poco sabiendo más sobre ellas.  Averigüé que su verdadero nombre no son rastas, sino dreadlocks; que un rasta, es un seguidor de la filosofía y movimiento Rastafari, y un dreadlocks es una persona que lleva estos “tubos” en la cabeza, que simplemente estan hechos de nudos y que claro, se llaman dreadlocks. Seguí leyendo y cruzandome con diversas personas, cada una con su punto de vista, pero todas con un significado interior e imponente ante cualquier cosa sobre sus dreads. Razones por las que las llevaban, cómo las cuidaban, qué significaban… A medida que aprendía comencé con las mías.

 

Mi primer cultivo de dreads no fue muy bien. El lado positivo es que pude experimentar y ahora todo lo que se es principalmente por lo experimentado con mi pelo y aquellos que me han contado sus experiencias y las haya comprobado. A medida que he  hecho oarreglado dreads he ido aprendiendo y perfeccionando, desde el 2008 con pelos de diferentes tipos, largos y  grosores.

 

El método que uso para hacer las rastas y arreglarlas es el de aguja de ganchillo. No uso cera, ni hilos, ni cuero, ni ningún material que no sea el propio pelo, ya que considero que esos materiales no dejan pasar el aire y por tanto el pelo no respira y se pudre.

Las raices también las arreglo con aguja. He comprobado que la tecnica que consiste en pasar la punta del dread por el centro de la raiz no da buen resultado y empleando sólo la aguja se consigue moldear, recoger y enrear mejor el pelo.

 

He llegado hasta aquí porque en un momento dado el numero de personas que me pedían que les hiciera dreads o trenzas era ligeramente superior a mi tiempo, y ahora, con mi cambio de localización, con esta página solucionamos el problema de contacto con  personas de Madrid o Béjar que han querido que siga encargándome de su pelo y aquellos nuevos que también lo deseen. 

 
 En cuanto a las trenzas africanas, son algo arraigado en mis raices y que me llevan haciendo desde pequeñita. Y un día, con 7 años, me metí en un cuarto y me propuse que hasta que no aprendiera a hacer una trenza no saldría de ahí. Y así fue. =)